Razer ha anunciado nuevos auriculares, los Opus, que están orientados a aquellos que quieren una inmersión perfecta en juegos —edito: o más bien a los que quieran un producto de gama alta del sector de productos de estilo de vida—. El diseño exterior está en la línea de otros auriculares Bluetooth del mercado, con capacidad de doblar los auriculares para guardarlos más fácilmente en la caja de transporte que se suministra con ellos. Me recuerdan bastante a los QuietComfort 35 de Bose y otros similares de otras compañías, con los que además tiene otras características en común.

Los transductores son de 40 mm, y este modelo cuenta con cancelación activa de ruido para aislar al jugador del entorno a través de un sistema de cuatro micrófonos. Esta es de ese tipo de características que hay que probarlas para saber si está bien implementada, porque no todos los auriculares con cancelación la hacen realmente bien. Por eso mencionaba los QC35 de Bose, que incluyen probablemente la mejor cancelación de ruido del mercado. Esta cancelación de ruido se puede desactivar en cualquier momento si así se quiere.

Además, para acompañar a esa calidad general de audio de estos auriculares, Razer les ha incluido sonido THX para hacer buen uso de su inversión en esta compañía de audio prémium. El principal problema es que al usar una conexión Bluetooth 4.2 y tener la cancelación de ruido, el sonido final puede verse perjudicado como es habitual en este tipo de auriculares. Afortunadamente se pueden usar por cable con conector de 3.5 mm. Su autonomía alcanza las 25 horas de uso.

Su precio es de 209.99 euros.