Xiaomi anunció a mediados de febrero los Mi 10 y Mi 10 Pro para China, y ahora llegan al resto del mundo. Son teléfonos de gama alta con precio de la actual gama alta —léase «más de 700 euros»—, y ambos son prácticamente iguales estéticamente hablando, manteniendo hasta la disposición de las cámaras traseras y solo varía en las características de los sensores.

La pantalla es de tipo Super AMOLED de 16.9 cm (6.67 pulgadas) con resolución de 2340 × 1080 píxeles. Tiene un refresco de 90 Hz, con un muestreo de la entrada táctil a 180 Hz. Cubre el 100 % de la escala de color DCI-P3, con un brillo máximo de 800 nits o 1200 nits según el modelo al mostrar contenido de alto rango dinámico (HDR).

El procesador incluido es un potente Snapdragon 865 con conectividad 5G, con 8 GB de RAM y 128 GB o 256 GB de almacenamiento de tipo UFS 3.0. Dispone de wifi 802.11ax, Bluetooth 5.1 y NFC. La batería es de 4780 mAh con carga de 30 W o de 50 W según el modelo a través de un puerto USB tipo C, y tiene gracias a su trasera de cristal la posibilidad de carga inalámbrica de 30 W y carga inalámbrica inversa de 10 W.

La cámara trasera incluye un sensor principal de 108 Mpx con apertura ƒ/1.7, capaz de grabar vídeo a 4K y 30 f/s. El secundario es de 13 Mpx y ƒ/2.4 de gran angular, el terciario es de 2 Mpx y ƒ/2.4 para fotomacrografía, y el cuarto es de 2 Mpx y ƒ/2.4 para profundidad. La cámara frontal es de 20 Mpx y ƒ/2.0 capaz de grabar vídeo a FHD y 30 f/s. En el Mi 10 Pro cambia el sensor secundario a 20 Mpx y 117º, el terciario de 12 Mpx con zum híbrido, y el cuarto de 8 Mpx con zum óptico de dos aumentos. En este caso graba vídeo a 4K y 60 f/s y a cámara lenta a FHD y 960 f/s.

El precio del Mi 10 de 8+128 GB es de 799 euros mientras que el modelo de 8+256 GB cuesta 899 euros, y el Mi 10 Pro de 8+256 GB cuesta 999 euros. Se ponen a la venta entre el 7 y el 15 de abril.

Vía: AnandTech.