Xiaomi, o más bien su recién escindida submarca Poco, ha presentado el X2, un nuevo móvil que probablemente se conozca en el sector internacional como Pocophone X2 de Xiaomi. Es el sucesor del Pocophone F1 que pusiera a la venta Xiaomi hace un par de años, pero con algunas características adicionales bastante interesantes para el momento actual que lo pueden convertir en un nuevo referente de la gama media.

La pantalla es de 16.9 cm (6.67 pulgadas) con resolución de 1080 × 2400 píxeles y de tipo IPS protegida por Gorilla Glass 5 y con un surco en la parte superior derecha para un doble sensor de cámara frontal. Lo mejor de ella quizás sea que es de 120 Hz de refresco, con el sobrenombre rimbombante de pantalla RealityFlow —imaginaos si cada compañía de monitores pusiera un nombre a cada velocidad de refresco—.

El procesador es un Snapdragon 730G, con mayor potencia gráfica que el SD730, acompañado de al menos 6 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento de tipo UFS 2.1. La batería es de 4500 mAh con, y se recarga por un USB tipo C con hasta 27 W. Incluye wifi 802.11ac, NFC y Bluetooth 5.0. Llega con Android 10 preinstalado.

La cámara trasera es de cuatro sensores, siendo el principal un IMX686 de Sony, de 64 Mpx con apertura ƒ/1.9, el secundario es uno de 8 Mpx de ƒ/2.2 para gran angular, el tercero es de 2 Mpx y ƒ/2.4 para fotomacrografía, y el cuarto es de 2 Mpx y ƒ/2.4 para efectos de desenfoque.

El modelo de 6+64 GB cuesta 14 999 rupias o unos 189 euros al cambio directo sin impuestos, el modelo de 6+128 GB cuesta 15 999 rupias, y el de 8+256 GB cuesta 18 999 rupias.