Varias compañías se han adelantado a la presentación de AMD de sus nuevos procesadores para portátiles, y Lenovo es una de ellas. El nuevo Yoga Slim 7 llega con procesadores Comet Lake de Intel de 10.ª generación Core, pero también con hasta un Ryzen 7 4800U de AMD, el cual incluye finalmente una parte de procesador con arquitectura Zen 2 y una gráfica integrada Vega.

La pantalla es de 35.5 cm (14 pulgadas) con resolución FHD que cubre el 100 % de la escala de color sRGB y 300 nits de brillo máximo, aunque el modelo con procesador Intel tiene opción de una pantalla 4K UHD compatible con HDR de 500 nits de brillo máximo, y otra opción de pantalla FHD táctil.

El equipo tiene un tamaño de 320.6 mm × 208.18 mm × 14.9 mm y un peso de 1.5 kg, por lo que puede entrar perfectamente en el terreno de los ultraportátiles —pero no estará entre los más ligeros del mercado—. Se puede comprar con hasta 16 GB de RAM de tipo LPDDR4X y hasta 1 TB de almacenamiento de estado sólido.

Incluye wifi 802.11ac u 802.11ax según el modelo, así como Bluetooth 5.0. Tiene un puerto Thunderbolt 3 en el modelo de Intel y se queda en un USB 3.1 tipo C en el modelo con procesador de AMD, dos USB 3.0, un USB 3.0 tipo C, un HDMI 2.0b, uno de audio de 3.5 mm y un lector de tarjetas micro-SD. No se indica la capacidad de la batería, pero dispone de carga rápida para consumir hasta 95 W, y ambos tienen autonomía para hasta 14 horas de uso, por lo que el Ryzen 4000 de AMD debe ser suficientemente eficiente y fabricado a 7 nm.

El Yoga Slim 7 empieza en los 1210 dólares para el modelo con procesador de Intel, mientras que el que incluye un procesador Ryzen 4000 parte de los 850 dólares. Es difícil valorar el precio sin saber exactamente qué procesador mínimo incluyen en ambos modelos, pero al menos de entrada el AMD es más tentador.