El sector de los portátiles y convertibles tiene dos buenos ejemplos en los ThinkPad X1 Carbon y ThinkPad X1 Yoga, y Lenovo los ha renovado en el CES 2020. No cambian sustancialmente de características o formato, por lo que se limita a mejorar los procesadores y pantallas que incluyen, entre otros pequeños detalles de mejora.

Empezando por el X1 Carbon, ahora cuenta con procesadores Core de 10.ª generación, pudiéndose configurar con hasta un Core i7-10710U de seis núcleos. Puede incluir 16 GB de memoria LPDDR3-2133, y hasta 2 TB de unidad de estado sólido de tipo PCIe.

Las opciones para su pantalla de 35.5 cm (14 pulgadas) son variadas, partiendo de una FHD de 400 nits de brillo máximo con opción de ser táctil, pasando por una con capa proprivacidad de 500 nits, otra QHD de 300 nits y por último el modelo con DisplayHDR 400 con resolución UHD de 10 bits y 500 nits de brillo máximo.

Incluye un sistema de sonido Dolby Atmos, con un sistema de cuatro micrófonos omnidireccionales, cámaar web para desbloqueo seguro con infrarrojos, y lector de huellas dactilares. También dispone de dos conectores Thunderbolt 3, dos USB 3.0, un HDMI 1.4, uno de audio de 3.5 mm, wifi 802.11ax, Bluetooth 5.0, y opcionalmente NFC y LTE Cat. 9/16.

El precio parte de los 1499 dólares, y se pondrá a la venta «más adelante en 2020».

Por otro lado, el ThinkPad X1 Yoga es el modelo convertible del anterior, siendo algo más grueso —15.2 mm frente a 14.9 mm— y algo más pesado —1.09 kg frente a 1.35 kg—, pero incluye la misma batería de 51 Wh, opciones de pantalla —todas táctiles—, procesadores, conectividad y sistema de audio. En un lateral se guarda un lápiz digital.

El precio parte de los 1599 dólares, y se pondrá a la venta «más adelante en 2020».