Xiaomi renueva su gama media con un interesante Redmi K30 el cual llega también con versión 5G, el Redmi K30 5G. Externamente no difiere nada a lo que hay en el mercado, pero se ha puesto de moda poner el lector de huellas dactilares en el canto derecho del teléfono. El teléfono en sí está hecho a prueba de salpicaduras con la capa P2i.

La pantalla es de 16,9 cm (6.67 pulgadas) con resolución 2400 × 1080 píxeles compatible con imágenes de alto rango dinámico (HDR10), y tiene un refresco de 120 Hz. Está protegida por Gorilla Glass 5. Tiene un doble balazo para las dos cámaras frontales que incluye.

El procesador es un Snapdragon 730G mientras que el modelo 5G tiene un Snapdragon 765G, la versión con unidad gráfica mejorada, y con 6/8 GB de RAM y 64/128/256 GB de almacenamiento de tipo UFS 2.1; dispone de lector de tarjetas micro-SD de hasta 256 GB. Dispone de wifi 802.11ac, Bluetooth 5.0 y NFC, así como doble ranura SIM.

La batería del K30 es de 4500 mAh con carga rápida de 27 W, mientras que el K30 5G alcanza los 30 W a través de su puerto USB tipo C, y al lado de este tiene un conector de 3.5 mm. El tamaño del móvil es de 165.3 mm × 76.6 mm × 8.79 mm y pesa 208 g, por lo que ciertamente los móviles han crecido y engordado mucho en el último año, y cada vez más, y no sé si es precisamente algo bueno.

La cámara frontal es de doble sensor, con el principal siendo de 20 Mpx y el secundario de 2 Mpx. La cámara trasera dispone de cuatro sensores, con el principal siendo de 64 Mpx y apertura ƒ/1.89 con angular de 79.8º, el secundario es de 8 Mpx para gran angular de 120º y apertura ƒ/2.2, el tercero es de 5 Mpx para fotomacrografía con apertura ƒ/2.4, y el cuarto es para labores de pronfudidad siendo de 2 Mpx y apertura ƒ/2.4. Puede grabar vídeo a 4K y 30 f/s, así como a cámara lenta de HD y 960 f/s.

El modelo K30 parte de los 1699 yuanes o unos 219 euros al cambio director sin impuestos, mientras que el K30 5G parte de los 1999 yuanes o unos 257 euros.