Realme ha puesto a la venta en la Unión Europea el modelo 5, uno de los más económicos de su catálogo, y llega con unas buenas características. El diseño externo es como otros muchos del mercado, en plástico, y dispone de una pantalla de 16.5 cm (6.5 pulgadas) con resolución de 1600 × 720 píxeles y brillo máximo de 480 nits.

El procesador incluido es un Snapdragon 665, un ocho núcleos con una Adreno 610, por lo que es bastante potente, y tiene una única versión por ahora de 4 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento con lector de tarjetas micro-SD de hasta 256 GB.

Llega con Android 9 preinstalado, wifi 802.11ac, Bluetooth 5.0, micro-USB como conector de datos y carga de 10 W para su batería de 5000 mAh, y una cuádruple cámara trasera.

El sensor principal es de 12 Mpx con apertura ƒ/1.8 que puede grabar vídeo a 4K y 30 f/s o cámara lenta HD y 240 f/s; la secundaria es de 8 Mpx y apertura ƒ/2.2 de gran angular de 119º; el terciario es de 2 Mpx para retratos con apertura ƒ/2.4; el cuarto es de 2 Mpx y apertura ƒ/2.0 para fotomacrografía. La cámara frontal es de 13 Mpx y apertura ƒ/2.0.