Realme ha renovado uno de sus móviles más económicos con el modelo 5s, el cual es en esencia prácticamente el mismo salvo un par de detalles que mejoran, manteniendo su precio. El diseño se basa en un cuerpo de plástico con trasera con motivo facetado y acabado en brillo, pero es el precio que se paga por invertir en componentes mejores.

La pantalla es de tipo IPS de 16.5 cm (6.5 pulgadas) con resolución de 720 × 1600 píxeles, aumenta ligeramente el brillo máximo de 450 nits a 480 nits, mantiene el contraste estático 1200:1 y está protegida por Gorilla Glass 3+. El procesador es un bastante potente Snapdragon 665, y aumenta a 4 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento el mínimo del modelo, frente a los 3+32 GB del Realme 5.

El procesador puede mover por los pelos el siguiente cambio, que es cambiar el sensor principal de la cámara trasera de uno de 12 Mpx al habitual de 48 Mpx de filtro Bayer que agrupa los píxeles de cuatro en cuatro para sacar fotos a 12 Mpx con más detalle y calidad general. El resto de cámaras son iguales: 8 Mpx y ƒ/2.2 de gran angular de 119º, 2 Mpx y apertura ƒ/2.4 para fotomacrografía, y 2 Mpx y ƒ/2.4 para efectos de profundidad. Graba vídeo a 4K y 30 f/s así como a cámara lenta HD y 240 f/s.

La batería se mantiene en los 5000 mAh con conector micro-USB y una mera carga acelerada de 10 W de 5 V y 2 A, por lo que tardará en torno a las tres horas en cargarse totalmente desde cero. Incluye también wifi 802.11ac, Bluetooth 5.0, doble ranura SIM y lector de tarjetas micro-SD de hasta 256 GB.

En su presentación en la India el modelo de 4+64 GB cuesta 9999 rupias o unos 126 euros al cambio directo sin impuestos —diría que serán sobre los 170 euros cuando llegue a la Unión Europea—, y el de 4+128 GB cuesta 10 999 rupias a o unos 139 euros.

Vía: GSM Arena.