Razer ha pensado en los amantes de los juegos de lucha para crear su mando Raion, prescindiendo de los joysticks y dejando solo la cruceta y una botonera principal modificada. El mando es compatible tanto con la PlayStation 4, para lo cual mantiene los botones habituales de opciones, PS y compartir, y el panel táctil central, así como con PC.

La botonera incluye seis botones en lugar de cuatro, dejando los R1 y R2 del frontal y duplicándolos a la derecha de los cuatro botones de acción principales; son también algo más grandes que los del DualShock 4, y disponen de interruptores Razer mecánicos amarillos. Al menos resulta un cambio curioso, sobre todo porque lleva a no usar el mando de la forma tradicional. Los botones R1 y R2 adicionales se pueden desactivar para usar el mando de una forma tradicional.

La cruceta cambia por una de ocho direcciones para facilitar los movimientos intermedios que en una cruceta normal puede fallar de vez en cuando. El mando incluye una toma de auriculares de 3.5 mm, y funciona conectado mediante un cable de 3 m. Pesa unos 275 g, con un tamaño aproximado de 103 mm × 173 mm × 58 mm.

El precio de este mando es de 109.99 euros o 99.99 dólares.