Samsung ha estado renovando durante el último año sus distintas gamas con teléfonos más que interesantes, pero no quiere olvidarse de la conectividad 5G del futuro. Por eso ha presentado el Galaxy A90 5G, que mantiene el diseño de casi todos los móviles que hay ahora mismo en el mercado, aunque con una amplia pantalla Super AMOLED de 17 cm (6.7 pulgadas), con una resolución de 1080 × 2400 píxeles.

El uso de esa pantalla permite integrar un lector de huellas dactilares en su parte inferior, y tiene una muesca superior en la que va una cámara frontal de 32 Mpx y apertura ƒ/2.0. La disposición de cámara trasera incluye tres sensores, con uno principal de 48 Mpx y apertura ƒ/2.0, un secundario de 5 Mpx y apertura ƒ/2.2 para efectos de profundidad, y un terciario de 8 Mpx y misma apertura para gran angular de 123º.

Por si no se nota por el tamaño de la pantalla, se trata de una phablet con un tamaño de 164.8 mm × 76.4 mm × 8.4 mm y un peso de 209 g. Parte del peso se debe a una batería de 4500 mAh que se recarga por un puerto USB tipo C con carga rápida de 25 W.

Sobre el procesador, incluye un potente Snapdragon 855, acompañado de 6 GB u 8 GB de RAM, así como 128 GB de almacenamiento más un lector de tarjetas micro-SD de hasta 512 GB. Este móvil tendrá bastante fluidez, y por características se queda en la gama media-alta, a falta de saber el precio.

Vía: EnGadget.