Entre los monitores más curiosos del mercado se encuentra el ProArt PQ22UC anunciado por ASUS en el pasado CES. Es un modelo con pantalla de 21.5 pulgadas pero que está pensado para poder llevarse a cualquier lado ya que además de un pie en el que se puede dejar y ajustar su inclinación y altura, se vende con una funda de transporte. Porque por su aspecto parece más una tableta sobredimensionada que solo un monitor.

El panel es de tipo OLED, con 0.1 ms de tiempo de respuesta, 60 Hz, brillo máximo de 330 nits y contraste 1 000 000:1, compatible con contenido de alto rango dinámico (HDR). Debido a la orientación profesional que tiene, el panel es de 10 bits con tabla de búsqueda de 14 bits, y error de color inferior a dos (ΔE < 2). Cubre el 99 % de la gama DCI-P3, y el 100 % de las Rec.709 y sRGB, entre otras.

Además de incluir una altavoces con botones de volumen en uno de sus laterales, incluye un conector micro-HDMI y un USB tipo C, si bien no se especifica la versión que usan de los protocolos.

Sobre su precio, cuesta 4699 libras con impuestos incluidos, unos 5000 dólares o 5500 euros.

asus_proart_oled_575px.png

Vía: AnandTech.