Philips ha presentado el monitor 252B9 orientado al sector profesional con un tamaño de panel de 25 pulgadas. Es de tipo IPS, con una resolución de 1920 × 1200 píxeles —relación de aspecto 16:10—, con un refresco de 60 Hz y tiempo de respuesta de 5 ms GaG. Cuenta con un brillo máximo de 300 nits y contraste estático 1000:1.

El 252B9 tiene una buena calidad de color, y cubre el 90 % de la gama NTSC, y un 107.5 % de la sRGB, contando además con tecnologías de reducción de luz azul y antiparpadeo —estas dos últimas prácticamente lo tienen ya todos los monitores que llegan al mercado—.

El diseño del monitor es en color negro, pudiéndose ajustar su altura hasta 150 mm, pivotarlo entre los –90º y +90º, girarlo entre los –175º y +175º, y modificar su inclinación entre los –5º y 30º. También se puede retirar el pie y sustituirlo por un soporte VESA de 100 × 100 mm.

La pantalla tiene pocos marcos de pantalla, salvo en la parte inferior donde se sitúan altavoces estéreo de 2 W. En cuanto a los conectores, dispone de un VGA, un DisplayPort 1.2, un HDMI 1.4, un DVI-D así como un concentrador de cuatro puertos USB 3.0 más un USB de conexión con el equipo anfitrión.

Su precio es de 259 euros y llega a las tiendas a finales de este mes.