BenQ ha puesto a la venta un monitor para uso profesional, el PD2700U, que dispone de un panel IPS con el que se promete una profundidad de color de 10 bits reales, cubriendo el 100 % del espacio de color sRGB y el 100 % de la Rec. 709. Es un panel de 27 pulgadas con una resolución de 3840 × 2160 píxeles, tiene un tiempo de respuesta de 5 ms, un refresco de 60 Hz, brillo máximo de 350 nits y contraste estático 1300:1.

El monitor llega calibrado de fábrica con una ΔE < 1, y al menos sabe interpretar imágenes de alto rango dinámico (HDR) y compatible con HDR10, aunque el brillo no sea más que de 350 nits y por tanto prácticamente no se notará su efecto. También incluye tecnologías antiparpadeo y de reducción de luz azul.

En cuanto a los conectores, tiene un DisplayPort 1.4, un mini-DisplayPort 1.4, un HDMI 2.0, y un concentrador de cuatro USB 3.0 repartidos en dos conexiones de subida para poder conectarlas a dos equipos distintos si así se quiere. El monitor se puede ajustar en altura +140 mm, inclinación –5º a 20º, y girar 90º. En la parte inferior dispone de unos altavoces estéreo de 2 W.

Su precio es de unos 550 euros.