MSI ha expandido su gama de equipos sobremesa con un compacto pero no excesivamente pequeño Trident X, última evolución de su serie Trident, que en este caso se podrá configurar con los procesadores y tarjetas gráficas generalistas más potentes. En su tamaño de 396.39 mm × 129.74 mm × 382.73 mm y con un peso de 6.5 kg hay cabida para un procesadores Core i9-9900K de dieciséis núcleos lógicos con refrigeración líquida y hasta una GeForce RTX 2080 Ti.

El diseño incluye dos paneles laterales de cristal templado, con iluminación RGB en torno al frontal, la refrigeración líquida del procesador y la tarjeta gráfica de MSI incluida. Toda ella perfectamente personalizable. La placa base cuenta con un chipset Z370 con dos bancos de memoria y una ranura M.2, y se pueden instalar en dos bandejas separadas incluidas otras dos unidades de 2.5 pulgadas.

La fuente de alimentación será de 450 o 650 W según la combinación de procesador y tarjeta gráfica elegida, con certificado 80 PLUS Bronce u 80 PLUS Oro. El sistema de sonido incluido es el habitual 7.1 de MSI, Nahimic 3, y el controlador Ethernet es un I219-V de Intel. La memoria a incluir de serie es de hasta 32 GB de DDR4-2667, y las opciones de SSD incluirán SATA3 y PCIe.

En el panel frontal se incluye un conector USB 3.0 tipo C, un USB 2.0, y un USB 3.0, más dos de audio de 3.5 mm para micro y auriculares. La parte trasera cuenta con un PS/2, dos USB 2.0, un USB 3.1, un USB 3.1 tipo C, dos USB 3.0, un Ethernet, cinco de audio de 3.5 mm, uno S/PDIF, un HDMI 1.4 y un DisplayPort 1.2, más las salidas de vídeo que aporten la tarjeta gráfica elegida.

Este equipo se pone a la venta en noviembre por un precio a partir de los 2299 dólares, si bien no se ha indicado la configuración mínima que tendrá.

Vía: TechSpot.