MSI ha anunciado sus modelos de placas base que usan el nuevo chipset Z390 de Intel, y se ha limitado por ahora a nueve modelos diferentes. Entre ellos hay uno mini-ITX y otro micro-ATX, mientras que el de mayores prestaciones es el MEG Z390 Godlike en formato E-ATX, con dieciocho fases de alimentación para el procesador y dos para las memorias, y capacidad para mover cuatro tarjetas gráficas. Tanto en este modelo como en el mini-ITX se pueden usar memoria de 4600 MHz con perfil XMP 2.0, mientras que en el resto solo llegan a 4400 MHz. Más allá habrá que hacerles una subida manual a través del BIOS.

La mayoría incluyen una o varias zonas de iluminación, ya sea RGB o en colores específicos como el rojo de la Z390 Gaming Plus, y también algo o bastante disipación en torno a los MOSFET del VRM. Salvo el modelo mini-ITX, que usa un conector de alimentación EPS de 4+4 pines, el resto requieren de un EPS más otro de 4 pines, y la Godlike precisa de dos EPS. Todas incluyen al ranuras M.2, algunas con un M.2 para módulo de wifi+Bluetooth —generalmente ya integrado—, conectores para USB 3.1 frontal, y otros extras.