Razer ha tardado un poco más que la competencia en renovar sus portátiles con los últimos procesadores Intel de 8.ª generación, pero la espera ha merecido la pena. El nuevo Blade 15 mantiene su diseño monopieza de aluminio negro, lo cual le da un aspecto sensacional, pero además ha mejorado la calidad de la pantalla así como el aspecto del frontal. Eso le lleva a que dispone de marcos mínimos de 4.9 mm y Razer asegura que es el portátil con pantalla de 15.6 pulgadas de menor tamaño del mercado.

Ese tamaño se queda en 355 mm × 235 mm, con un grosor de 16.8 mm o 17.3 mm en función de si se incluye una tarjeta gráfica GeForce GTX 1060 Max-Q o 1070 Max-Q. La compañía no ha especificado la configuración exacta de estas gráficas Max-Q, pero ese menor consumo y calor que generan se ven acompañados de un sistema de refrigeración por cámara de vapor diseñado por la compañía. Este sistema es el usado por Nvidia en sus tarjetas gráficas de referencia más potentes, y también fue incluido en la Xbox One X.

razer-blade-15-usp05-mobile-gaming-laptop.jpg

La pantalla de 15.6 pulgadas tiene de partida una resolución de 1920 × 1080 píxeles con un refresco de 60 Hz que cubre el 100 % de la gama de color sRGB, pero puede pasar a tener 144 Hz, o una pantalla con resolución de 3840 × 2160 píxeles táctil de 60 Hz que cubre el 100 % de la gama Adobe RGB.

Solo hay un procesador que se oferte con el equipo, y es un Core i7-8750H. Con la mejora de ser un procesador de seis núcleos físicos con multihilo más la potencia mononúcleo adicional, la opción de una GTX 1070 y esa pantalla de 144 Hz se hace viable, ya que permitirá aprovechar bastante bien dicha tarjeta gráfica para alcanzar altas tasas de refresco. Llega con 16 GB de memoria DDR4 a 2667 MHz, con posibilidad de ampliar a 32 GB con un segundo módulo de RAM. La unidad de estado sólido incluida es de tipo PCIe 3.0 ×4 NVMe, que puede ser de entre 256 GB y 2 TB según configuración.

En cuanto a la conectividad, dispone de un puerto Thunderbolt 3 que siempre usan un conector USB tipo C y es compatible con vídeo DisplayPort 1.2 y datos USB 3.1 y tarjetas gráficas externas, otros tres USB 3.1 Gen. 2, un mini-DisplayPort, un HDMI 2.0b, y cuenta con wifi 802.11ac y Bluetooth 5.0. La batería es de 80 Wh, y en función de la tarjeta gráfica se proporciona un cargador de 200 o 230 W. El teclado está retroiluminado con el sistema Chroma de Razer, y es totalmente personalizable a través de Synapse 3.0.

El modelo base con una 1060 Max-Q, pantalla FHD 60 Hz, 16 GB de RAM y 256 GB de almacenamiento es de 1949 euros, cambiar a una pantalla de 144 Hz y 512 GB de SSD hace que pase a los 2249.99 euros, con la 1070 pasa a ser de 2649 euros, y tener la pantalla 4K hace que cueste 2899 euros.