Malas noticias para los fabricantes de teléfonos móviles chinos, y buenas noticias para el resto del mundo. El mercado de los smartphones cayó en el país un 21 % durante el primer trimestre de 2018, continuando la tendencia de estancamiento y descenso mantenido durante 2017. Siendo el mercado que más ha impulsado la evolución del sector, un retroceso de este tipo va a tener consecuencias a corto plazo aliviando la presión en precios de componentes como el de la DRAM o la memoria NAND.

Se trata del mayor retroceso desde el inicio del sector hace unos diez años, y uno que era de prever debido a la poca diferenciación en calidad de los móviles en el último par de años. Esto está prolongando los ciclos de actualización de los usuarios, lo que va a hacer que el sector se contraiga. Tampoco ayuda que la oferta de teléfonos de todas las compañías sea extremadamente parecida, con mismos diseños de teléfonos, la mayoría imitando al iPhone 6 y, ahora, al iPhone X.

Los peor parados son empresas como OPPO, con una caída del 10 % de sus ventas. Sin embargo, Huawei ha crecido apenas un 2 %, y Xiaomi un enorme 37 %, superando a Apple como el cuarto mayor vendedor del país. En segundo lugar está Oppo, y en tercero Vivo. En total se vendieron 91 millones de smartphones durante el primer trimestre del año en China.

graph1.jpg

Vía: EnGadget.