Antec ha presentado la última caja de su alineación orientada a aquellos que quieren un equipo con iluminación de colores, la DF500 RGB. La caja dispone de un exterior diferente a lo habitual, ya que el frontal está cubierta por tapa abombada de plástico transparente pero deja ver perfectamente los tres ventiladores de 120 mm preinstalados y que llevan iluminación RGB. El panel lateral es de cristal templado de 4 mm de grosor.

El interior de la caja tiene la habitual compartimentación, con la fuente de alimentación y dos discos de 3.5 mm con sus propias bandejas yendo en el inferior. En la plancha de separación hay instalada un pequeño concentrador de conexiones RGB que va conectado a un botón frontal que los activa o desactiva. Los efectos configurables son color fijo, respiración o pulsación. También se puede conectar a una placa base con un conector para tiras de ledes RGB.

Se pueden instalar placas base ATX, micro-ATX y mini-ITX. En la plancha de separación se pueden instalar dos unidades de 2.5 pulgadas en la parte frontal y en la trasera. Está plenamente adaptada a refrigeración líquida, pudiéndose instalar tres ventiladores de 120 mm o dos de 140 mm en el frontal, misma cantidad y tipo en la parte superior —tapados con una rejilla magnética—, y uno de 120 mm en la trasera.

La caja tiene un tamaño de 480 mm × 200 mm × 470 mm (al. × an. × pr.) y pesa 6.7 kg. En el panel frontal hay dos USB 3.0, dos de audio de 3.5 mm, el botón de encendido y el de control de la iluminación ya mencionado. El espacio para gestión de cableado es de 20 mm, y se pueden instalar tarjetas gráficas de hasta 380 mm de longitud, disipadores de hasta 165 mm de altura, y fuentes de alimentación de hasta 200 mm de longitud.