De la marca HyperX probé hace un par de semana el ratón Pulsefire FPS, y es uno de los ratones que mejor deslizan sobre (casi) cualquier superficie. Para que no haya problemas con el sensor láser que incluye, generalmente hay que recurrir a una alfombrilla de algún tipo, como las que te regalan en el súper. Pero los jugones obviamente necesitan algo más, y eso lleva a la compra de alfombrilla como la Fury S.

Esta alfombrilla está disponible en varios tamaños, y el que analizo en esta publicación es la de 900 × 420 mm que es más bien un tapete. Este modelo tiene un PVPR precio de venta al público recomendado o precio de fabricante— de unos 34.99 euros, aunque el más pequeño, de 290 x 240 mm, tiene un precio de unos 11.99 euros.

La caja en la que viene la Fury S no incluye nada más que la alfombrilla. Tampoco se necesita más. Su superficie está hecha de tela densa con una textura que permita un seguimiento óptico preciso del movimiento de los ratones, según HyperX. La parte inferior está hecha de caucho natural, con un buen agarre, y en el caso de este modelo que abarca la zona de teclado y ratón encima de la mesa, tampoco es que vaya a resultar fácil de mover, pero aporta estabilidad.

Los bordes de la alfombrillan están perfectamente cosidos, y no se deshilacharán —al menos no hasta que no pase algún que otro año, que el paso del tiempo afecta a cualquier dispositivo—. La sensación de la alfombrilla es que es de alta calidad, y es un buen trabajo por parte de HyperX. Aunque la alfombrilla llegue enrollada, al estirarla se aplana por completo en cuanto se le dé un poco de uso.

135265 bytes 127022 bytes 132422 bytes 108313 bytes 157240 bytes 113679 bytes 301284 bytes 283423 bytes 146315 bytes 295494 bytes 344540 bytes 356690 bytes

El Pulsefire FPS de HyperX es uno de los ratones que más fácilmente se deslizan de los que he probado hasta ahora, solo un poco por debajo del Lancehead de Razer, un ratón bastante más caro aunque más completo en cuanto a características. El Pulsefire FPS desliza estupendamente sobre esta alfombrilla, quizás incluso lo frena un pelín con respecto a la superficie sobre la que suelo jugar —la propia mesa—, pero sobre esa mesa el sensor láser produce botes en el movimiento del ratón porque no es capaz de seguir el movimiento adecuadamente.

Sobre esta alfombrilla ese problema no ocurre. Realiza el conteo a la perfección, y el movimiento queda reflejado en la pantalla perfectamente. Otros ratones con menores cualquiedades deslizantes se ven beneficiadas de la superficie de la alfombrilla, una superficie lisa y sin resaltos, para un movimiento fluido de ratón. Lo que sí se gana es un poco más de precisión con el Pulsefire FPS sobre esta alfombrilla, que teniendo en cuenta la baja sensibilidad a la que suelen jugar a nivel profesional en CounterStrike: Global Offensive y juegos similares se puede agradecer mucho.

No la necesitará todo el mundo, otros lo verán innecesario, pero por eso se trata de productos de nicho de mercado y no son para cualquier tipo de usuario. Pero puedo afirmar que es una muy buena alfombrilla para aquellos que necesiten una o precisen de una superficie homogénea para jugar.