China es un país famoso por sus políticas censores, las cuales alcanzan también a la forma en que las empresas pueden almacenar los datos de los usuarios del país. Por ello Apple ha procedido a anunciar la construcción de un nuevo centro de datos en el país asiático, en colaboración con una empresa de gestión de datos local.

En palabras de la compañía, con este paso podrán cumplir las normativas de ciberseguridad de China, las cuales requieren que las empresas extranjeras empleen empresas locales para almacenar los datos. Además, esto también les permitirá mejorar la velocidad de los servicios en nube que ofrecen.

El coste del proyecto será de 1000 millones de dólares, y será construido en la provincia de Ghizou. El suministro eléctrico será realizado en su totalidad mediante energías renovables. En cuanto a las preocupaciones sobre seguridad, la compañía de Cupertino ha indicado que no creará puertas traseras para ningún tercero.

La normativa china esta pensada, según el propio Gobierno, para combatir el terrorismo, y no para crear impedimentos a las empresas extranjeras. El paso dado por Apple es importante, ya que es la primera empresa que ha anunciado que cumplirán con la misma.

Vía: 9to5Mac.