El software malicioso es una amenaza cada vez más grande, de la cual no está a salvo ningún sistema operativo. A pesar de que macOS esté menos expuesto que Windows, los usuarios de este sistema operativo harían bien en andar con cuidado, ya que un reciente estudio de McAfee indica que el malware en los Mac no para de crecer.

En su último informe de amenazas, la veterana compañía ha indicado que, mientras en el último trimestre de 2016 el número de instancias de malware estaban por debajo de las 500 000, en el primer trimestre de este año han subido 250 000, situándose la cifra total ligeramente por encima de las 700 000. El crecimiento ha sido constante desde 2015, en que se registraban menos de 100 000, aunque se ha disparado en los últimos meses.

A pesar de que muchos usuarios puedan pensar lo contrario, macOS no es inmune a los malware. La sofisticación que estos han experimentado ha ido agravando el problema en este sistema operativo, aunque la situación es mucho mejor que en el caso de los sistemas con Windows, en los cuales el número de instancias en el primer trimestre de 2017 ha sido de 700 millones.

Vía: Ubergizmo.