HTC ha tenido un par de años malos, con un trimestre tras otro informando de pérdidas. Aunque su último teléfono de gama alta ha tenido cierto éxito, y sus gafas Vive de realidad virtual se han vendido bien, en el cuarto trimestre de 2017 ha tenido unos ingresos de 670 millones de euros con unas pérdidas de 108 M€.

El fracaso se motiva por sus teléfonos de gama baja sobre todo, y por eso la compañía ha anunciado que en los próximos meses abandonará este sector, centrándose en otros sectores más rentables para la compañía. No dejará de dar asistencia a los modelos que actualmente están a la venta ni los retirará del mercado hasta que lleguen al fin de su vida útil, pero no los reemplazará por otros modelos.

HTC tiene planeado presentar este año seis o siete teléfonos nuevos, de los cuales dos son los que introdujo en el CES, los U Play y U Play Ultra.

Vía: AnandTech.