La sabia naturaleza dotó a muchos de los animales de glándulas sudoríparas para ayudar a mantener su temperatura corporal en caso de calentarse. Ahora los seres humanos intentan imitar los organismos tan bien diseñados por la naturaleza a la hora de crear robots, y han tomado prestado el recurso de la sudoración para ayudar a refrigerar a este curioso robot.

Su nombre es Kengoro y cuando se calienta, es capaz de sudar como cualquier persona. Los más de 100 motores que incorpora este robot antropomorfo también sufran de calentamiento cuando llevan tiempo funcionando, por lo que sus diseñadores han ideado un sistema similar al de sudoración del cuerpo humano por el que serie de tubos y depósitos recorren la estructura del robot llevando el agua ionizada a cada uno de los motores, manteniendo su temperatura y permitiendo hacerlos funcionar durante más tres veces más tiempo que con la tradicional refrigeración por aire.

Pero a diferencia de un sistema de refrigeración líquida de un ordenador, el sistema de Kengoro realmente se puede decir que suda ya que cuenta con una estructura de aluminio poroso impreso en 3D que permite que al agua se introduzca en los poros y se evapore cuando esta aumente de temperatura. Este sistema le permite al robot funcionar a pleno rendimiento durante medio día con tan solo media taza de agua

Vía: IEEE Spectrum.