Razer ha presentado en el PAX la renovación de sus dos portátiles que tiene actualmente a la venta. Empezando por el de más reciente presentación, el Razer Blade Stealth es un ultrabook que incluye diversas opciones de pantalla y almacenamiento, aunque por ahora se mantenían con un procesador i7-6500U, que va a ser actualizado por la compañía a un i7-7500U (generación Kaby Lake).

También suben la opción de memoria a los 16 GB de DDR3-1866, que estará presente (y soldada a la placa base) en todos los modelos por encima de los 128 GB de almacenamiento con pantalla QHD. Las opciones con pantalla 4K UHD se mantiene, y sigue siendo el equipo de ejemplo para uso de una carcasa de tarjetas gráficas externas gracias a su conector Thunderbolt 3. En cuanto al almacenamiento, se puede elegir entre 128 GB, 256 GB y 1 TB de SSD de tipo PCIe.

El modelo más básico cuesta 1000 dólares, mientras que el más caro asciende a los 1999 dólares. La caja externa Razer Core sigue costando 499 dólares.

Más interesante es, aunque siga siendo también en esencia el mismo portátil, la renovación del Blade, que cambia la tarjeta gráfica GTX 970M por una mucho más potente GTX 1060 de 6 GB (versión MXM). Las opciones de pantalla siguen siendo las mismas (1080p o QHD+ de 3200 x 1800 píxeles), con procesador i7-6700HQ, pero la memoria RAM cambia a 16 GB de DDR4-2133.

Por lo demás, este portátil de Razer es la versión para jugones de los MacBook Pro, ya que está hecho de aluminio en color negro, tiene tan solo 17,9 mm de grosor, y pesa 1,89 kg. Viene acompañado de un cargador de 165 W, y la batería tiene una capacidad de 70 Wh. Al igual que el Blade Stealth, incluye un conector Thunderbolt 3 con conector USB tipo C.

El modelo más básico cuesta 1800 dólares, mientras que el más caro llega a los 2700 dólares.

Vía: AnandTech.