La empresa emergente española Weimei ha añadido un nuevo teléfono a su corto catálogo en forma del Force. Se trata de un teléfono barato, en la línea de lo que se puede encontrar de importación de otras marcas chinas del sector de los teléfonos inteligentes, pero con sello local.

El teléfono en sí es un buen equilibrio de características y precio, con un diseño en plástico y marco de metal, con los bordes de la pantalla redondeados. Incluye un procesador Mediatek MT6735 de cuatro núcleos Cortex-A53 a 1,3 GHz, con una GPU Mali T720. Es un equivalente cercano al Snapdragon 410, por lo que es un SoC sobre todo orientado a aportar un buen rendimiento a bajo coste.

Al procesador le acompaña 3 GB de RAM, 16 GB de almacenamiento, ranura para micro-SD de hasta 128 GB, y una pantalla de 5 pulgadas con resolución 1280 x 720 píxeles. Incluye conectividad wifi 802.11 ac, Bluetooth 4.0, radio FM, cuenta con doble ranura SIM, y unas cámaras normales de 13 megapíxeles trasera y 5 MP frontal.

Su precio es de 160 euros, y se puede comprar ya en color negro-gris y blanco-oro.