LG cuenta con uno de los mejores teléfonos del momento, el G4, y va a ser además de las primeras en actualizar uno de sus terminales a Android 6.0 Marshmallow. La prueba inicial se realizará en Polonia, un habitual para las pruebas de despliegue, y se expandirá en las siguientes semanas a otros países de Europa, Asia y América.

Esta actualización es una vuelta de tuerca al rediseño de Android 5.0 Lollipop, con aspectos muy interesantes que llegan como la selección granular de permisos por aplicación y gestionar esos permisos de forma centralizada (requiere cambios por parte de los desarrolladores), así como otros cambios propios de Google al software de las cámaras o Google Now on Tap para usar el asistente en cualquier parte de Android.

Es un cambio fresco con respecto al bajo ritmo de actualización que tuvo Android 5.0, y posiblemente antes de que acabe el año un buen número de terminales de las grandes compañías ya funcionen con Android 6.0. Al menos los de gama alta, como siempre. En el caso de LG, el firmware llegará con las habituales aplicaciones propias de la compañía, revisadas y actualizadas para Android 6.0.

Fuente: LG.