Samsung se está preparando para poner este viernes a la venta sus nuevos teléfonos insignia: Galaxy S6 y Galaxy S6 Edge. Mismo hardware pero este último con pantalla con bordes redondeados, pero que le da un toque muy agradable a la vista y al tacto. El cambio de rumbo en el diseño ha hecho que se hable de 20 millones de teléfonos reservados por las distribuidoras.

Según Reuters, la compañía además tendrá problemas para cubrir la demanda del Galaxy S6 Edge que, pese a tener mismo hardware, costará 150 euros más, teléfono que le va a dar un mayor margen de beneficios a la compañía. La compañía mantendrá esta situación hasta finales de 2015, por lo que se pueden encontrar problemas de abastecimiento del S6 Edge.

En España se han reservado hasta el momento 50.000 unidades del Galaxy S6 y 50.000 unidades del S6 Edge aproximadamente.

La compañía también ha compartido una infografía haciendo un repaso de los datos más importantes de sus encuestas sobre la aceptación del público del Galaxy S6