Si los rumores de un iPhone más barato son reales (y todo apunta a ello con una infinidad de filtraciones), uno de los mercados en los que Apple tendría en mente mejorar su presencia es China. Pero es un mercado difícil para Apple debido a la gran cantidad de smartphones potentes de bajo coste con Android que pueblan sus tiendas, ya que el precio de un iPhone se lo pueden permitir pocos.

Samsung estaría en los 15.5 millones de smartphones enviados desde fábrica en el segundo semestre, con una cuota de mercado del 17.6 por ciento, seguida por Lenovo con 10.8 millones de teléfonos y el 12.3 por ciento del mercado. ¿Apple? Ocupa la séptima posición con 4.3 millones de teléfonos vendidos y una cuota de mercado del 4.8 por ciento, superado por Xiaomi que ha vendido 4.4 millones de unidades.

La franja de precios en los que se mueven los terminales de Xiaomi es de los 130 a los 300 euros, por unas características que en algunos modelos incluyen un procesador Snapdragon S4, y que para los usuarios normales son más que suficientes.

También se puede pensar que Apple pueda necesitar arrebatar cuota de mercado a esa gama media o media-alta, pero tampoco se puede asegurar con certeza ya que no es la forma de actuar de la compañía. Si bien iOS sigue perdiendo cuota de mercado, siguen aumentando las ventas a la vez que el mercado se va inundando de más terminales Android, por lo que la presencia de Apple se diluye, pero no porque realmente pierda tirón.

El mercado chino es interesante para cualquier compañía de smartphones puesto que son más de 1.300 millones de compradores potenciales, y más vale establecer pronto presencia en el país que arrepentirse más adelante.