Canonical está haciendo una gran labor con Ubuntu, que pese a que los usuarios más hardcore de Linux no les gusta, es la que más cercana a los usuarios nóveles o sin conocimientos de informática está. Pero posiblemente para mantener la evolución de Ubuntu han decidido que las versiones más actuales del sistema operativo sólo reciban nueve meses (en vez de 18 como hasta ahora) de correcciones de bugs, sin soporte técnico.

¡Pero no empecemos a asustarnos! Este cambio entrará en vigor en la versión 13.04, pero se mantendrá en las versiones LTS del sistema operativo (Long Term Support, o soporte a largo plazo) que se liberan cada dos años, y que se extiende cinco años. Podéis verlo en el siguiente gráfico. Pero la verdad es que, teniendo en cuenta que se actualiza cada seis meses a una nueva versión, en la práctica no nos afectará demasiado salvo que nos veremos obligados a actualizar Ubuntu más a menudo del que estábamos acostumbrados.

Imagen externa