Una de las piezas de tecnología a la que menos prestamos atención en nuestro día a día es posiblemente uno de los que más usamos: el router de nuestras casas. Es un elemento que, además de permitirnos el acceso a Internet, puede proporcionarnos ventajas adicionales, como el que vamos a analizar hoy y que nos parece un buen añadido a cualquier casa o pequeño negocio: el Fritz!Box 7390.

Además de permitir conectarnos mediante ADSL, proporciona servicios de NAS, telefonía digital y WiFi en las bandas de 2.4 y 5 GHz. Muy interesante si queremos una velocidad de hasta 300 Mbps de forma inalámbrica entre los equipos de nuestra casa. La parte de telefonía digital puede resultar útil en pequeñas empresas, sector que tendría más por objetivo este router.

Características

Los routers de AVM, el fabricante alemán de los routers Fritz!Box, se caracterizan sobre todo por dos cosas: sencillez de configuración, y por proporcionar gran cantidad de información sobre lo que está ocurriendo en la red (quizás sea un defecto de haber estudiado teleco, pero cuanto más información, siempre mejor). Estos routers son poco conocidos, pero hay algunas operadoras en España que los proporcionan a sus clientes, como Jazztel, VozTelecom (operadora de VoIP) u otras pequeñas operadoras regionales en Andalucía.

La instalación del router es tan sencilla como conectarle el cable de ADSL, un cable Ethernet del router a nuestro ordenador, entrar a la dirección http://fritz.box, y seguir las indicaciones en pantalla. Lo más "difícil" es cuando nos pregunte por el usuario y contraseña de acceso a la red de nuestro proveedor, que normalmente es siempre el mismo, por lo menos para Telefónica (si no lo encontráis en internet, siempre podéis llamar al servicio de atención al cliente). Y listo, tendréis acceso a Internet con este router.

Como decía, este router funciona con líneas de ADSL tanto VDSL2 como ADSL2+/ADSL, pero también con RDSI. Cuenta con una centralita digital (PBX) con la que realizar desvíos de llamadas o llamadas internas dentro de la red de nuestra casa, creando redes de VoIP que funcionan realmente bien basadas en el protocolo SIP de telefonía multimedia en Internet. Como estación base DECT inalámbrica, puede manejar hasta seis dispositivos, y varios faxes y contestadores automáticos.

El apartado WiFi, que más solemos usar en nuestro día a día, también está bien cubierto con una conexión WiFi 802.11a/b/g/n, y puede funcionar simultáneamente en las bandas de 2.4 y 5Ghz. Esta última permite velocidades de hasta 300Mbps, aunque la calidad de la señal se degrada más rápido que las conexiones a 2.4Ghz a medias y largas distancias. Pero si estamos con nuestro portátil cerca del router o en una habitación contigua, obtendremos unas mejores velocidades de conexión. Además, el router detecta las redes WiFi cercanas, el canal en que están operando, y selecciona el mejor canal en el que operar para evitar intereferencias (algo muy frecuente en el espectro de 2.4GHz al ser el más usado a nivel doméstico, pero no tan habitual en el de 5GHz).

Otras capacidades que tiene, y que personalmente más me gustan, es su funcionamiento como NAS, al que nos podremos conectar mediante Samba (SMB), FTP o UPnP (que por cierto, los routers de AVM están exentos del fallo que comentábamos hace unas semanas que afectaba a los equipos de red que usaban la librería open source libupnp). Con conectar un disco duro USB al router, podremos empezar a usarlo, por ejemplo, poniendo en el explorador de archivos la dirección ftp://fritz.box. Más fácil, imposible. Las conexiones son USB 2.0, y cuenta con dos, una de ellas en uno de los laterales, aunque podremos conectarle también una impresora USB que funcione por IP. También podremos usar una de estas conexiones USB para añadirle un aparato 3G, muy completo.

Software y pruebas

Una vez configurado, la primera pantalla que encontraremos, como podéis ver a la derecha, nos da la información básica como estado de la red, dirección IP, servicios activos, equipos conectados, y algo que también le dan bastante importancia en esta Fritz!Box: el consumo de energía. El router cuenta con una buena cantidad de opciones para ahorro energético aunque, en la práctica, muchas veces no las necesitaremos. Entre ellas se encuentra la limitación de la velocidad de las bocas Ethernet de 1.000 Mbps a 100Mbps, útil en caso de que nuestra conexión a Internet no sea tan rápido y no solamos transferir información entre equipos. Pero el aparato consume entre 8 y 11 Watios de media, así que no parece una cantidad importante.

La información de cara al usuario, como ya he dicho, es también muy importante para AVM. Por eso podremos ver, en tiempo real, el tráfico que está cursando nuestra línea de ADSL, la cantidad de datos transferida en total (llevamos por aquí unos 50GB en una semana, como curiosidad) o, para las líneas con cuota de transferencia, lo que llevamos consumido. Y por si no tuviéramos poco, cuenta con una buena cantidad de logs para consultar todo lo que va ocurriendo dentro del router y en la red.

Otra característica que llama la atención es que se puede posibilitar la boca 4 de LAN para invitados, con lo cual no tendrá acceso a la red local, sólo a Internet. Más cosas: podremos configurar uno de las luces del router para que nos muestre la información que queramos (por ejemplo, que ha habido llamadas en nuestra ausencia), el nombre de los equipos que usan la red, ajustar nosotros mismos el canal en el que transmite las WiFis, tipo de cifrado, y un largo etcétera. Es probablemente el router más completo con el que me he topado en mucho tiempo. Y para los padres, se puede incluso restringir el acceso a internet de dispositivos específicos (como por ejemplo el portátil de vuestro hijo) en unos rangos horarios totalmente configurables. Incluso podemos filtrar el acceso a ciertas páginas web mediante sistema de lista blanca o lista negra. Podríamos estar detallando todas sus características, pero creo que en ningún momento íbamos a terminar.

Además del propio router, hemos podido probar un repetidor WiFi de la misma marca, el Fritz!WLAN Repeater 300E, posiblemente el mejor añadido para evitar puntos negros en una casa. Sin este repetidor a dos habitaciones de distancia, y un pasillo entre medias, del router prácticamente no teníamos cobertura (unos 12-15 metros de distancia), aunque más que el Linksys que usamos habitualmente. El repetidor también cuenta con una toma Ethernet de la que podremos sacar partido para, por ejemplo, equipos de sobremesa cercanos que no dispongan de una tarjeta WiFi, además de usarse para configurarlo (que es otro proceso muy rápido y sencillo, común a los productos de esta empresa).

Al poner el repetidor en el pasillo, se consigue regenerar lo suficiente la señal como para dar una velocidad de hasta 243 Mbps a los equipos que estén conectados a la red en ese escenario (desde unos meros 6 Mbps que se llegaban en este escenario a varias habitaciones de distancia, tanto en la banda de 2.4 como 5GHz).

A unos 7 metros de distancia del router, sin repetidor, con línea de visión mínimamente obstaculizada, en la banda de 5GHz hemos conseguido 216Mbps de conexión, y en la de 2.4GHz unos inferiores 117 Mbps, así que la antena de 5GHz se comporta francamente bien, y es interesante usarla en aquellos ordenadores que podamos (los MacBook Pro y el iPad son capaces de sacarle provecho, así como la mayoría de portátiles modernos). La combinación de router y repetidor es ideal para tener buena cobertura en toda la casa, sin importar dónde se encuentre situado el router.

Conclusiones

El uso diario del router es increíble, aunque está orientado a pequeñas y medianas empresas. La mayoría de los usuarios normales no van a necesitar las opciones de telefonía inalámbrica, aunque en chalets de varias plantas se podría hacer interesante su uso. Mediante una aplicación Fritz!App para iOS y Android podremos añadir nuestro móvil a la red de telefonía inalámbrica del piso, llamándose entre ellos marcando un número interno (por ejemplo, **620). Las capacidades de telefonía VoIP desgraciadamente no las hemos podido probar ya que, por el momento, fuera del entorno de las medianas empresas no se hace muy rentable contratarlo, y a nivel doméstico es inexistente en España.

Por eso este Fritz!Box 7390 es un gran router, a un gran precio (unos 230 euros en Amazon, aunque oficialmente se vende alrededor de los 289 euros), que no nos parece caro en absoluto. El repetidor Fritz!WLAN Repeater 300E cuesta unos 70 u 80 euros, y el teléfono DECT inalámbrico de la compañía, Fritz!Fon MT-F también está en unos 70 euros. Todas son compras realmente buenas para aquellos que quieran prestar un poco más de atención a la red de sus hogares.

Si hubiera que sacarle algún defecto, quizás que no tenga botón de apagado sería uno, y otro que no se puede deshabilitar la gestión de la zona de administración del router desde la red WiFi, cosa que normalmente se suele permitir en otros routers. Aun así, como veréis, no son ni problemas realmente serios o que vayan a comprometer la seguridad o funcionamiento del router. Fritz!Box 7390 es un router realmente a la altura del precio y las prestaciones que tiene, y recomendable sobre todo porque en la banda de 5GHz prácticamente no es usada en España en las casas, ya que los routers proporcionados por las operadoras no suelen funcionar en ella, salvo raros casos.

Puntuación

9.0

sobre 10