Ha pasado cerca de de un mes desde la última noticia sobre Raspberry Pi, no se debe a que no haya habido noticias al respecto. En realidad se debe un poco a la desazón de no dar la noticia de que tenemos uno en nuestras manos. Pero bueno, en un proyecto sin ánimo de lucro podemos perdonarles estas cosas y tratar de verlo con un poquito de perspectiva.

El lanzamiento fue un desastre, siempre se dijo que se iba a vender a través de una página propia del proyecto y de pronto nos encontramos con que va a ser vendida en Farnell y RS. Dos de las empresas más grandes de venta de componentes electrónicos por internet, pero que no están pensadas para usuarios particulares. Así pasaba que para simplemente registrarte como interesado en comprar, tenías que meter el nombre de tu empresa, algo que un un proyecto enfocado a niños resulta absurdo. Tras este primer momento, ya no quedó nada claro en lo referente a las ventas de la placa. Si se habían vendido todas o qué había pasado durante todas la horas que estuvieron caídas las páginas web, tanto de los vendedores como la de Raspberry Pi.

Las cosas siguen sin estar muy claras, pero básicamente la gente que se registró en las páginas se han metido en una lista y por orden se irán vendidiendo las placas a aquellos que se registraron. No han ofrecido datos de cuanta gente se ha apuntado, pero a juzgar por el masivo tráfico que se genero ese día, diría que la previsión de 10.000 unidades se ha quedado un poco corta. Y la manera de ponerlas a la venta, fue cuanto menos injusta para aquellos que llevamos siguiendo el proyecto desde sus inicios.

Actualmente no se ha enviado ningún Raspberry Pi a los compradores. Claramente fallaron inicialmente en la previsión y organización del lanzamiento. Las páginas que lo van a vender, element14/Farnell y RS, están creando un portales para vender el producto, siendo una práctica inédita por estas empresas, lo que demuestra que el interes por el Raspberry es bastante importante. Y por este motivo (bueno, es mi humilde opinión), han obligado a la placa a pasar las pruebas necesarias para obtener el marcado CE, por un lado para darles tiempo a realizar los cambios necesarios para vender a particulares y por otro ahorrarse posibles problemas. Por otro lado, el marcado CE para prototipos y placas de desarrollo es completamente innecesario, como pasa con la Beagleboard, Pandaboard o el propio Arduinohasta la versión UNO. Esta certificación obliga a pasar una serie de pruebas de compatibilidad electromagnética, para ver que todos los parámetros están dentro de los valores marcados por la unión europea. En principio supone principalmente un nuevo retraso para que pase la certificación y al no estar inicialmente pensada para pasar estas pruebas podría ser necesario revisar la placa y por tanto más retrasos.

/apps/websites/geek/images/posts/2012/04/27-mar-2012-006.jpg
Ampliar t

A parte de esto, las novedades no han sido muchas. Principalmente, tenemos las nuevas distribuciones disponibles para el Raspberry Pi. Por un lado, tenemos Fedora Linux, que viene a ser el sistema operativo elegido para ser usado principalmente en la placa. Tiene todo lo necesario la utilizarla, tanto para usarla como ordenador de escritorio, como para desarrollar. Por otro lado también ha sido anunciada una versión de Arch Linux compatible. En este caso no encontramos ante una distribución bastante compleja para usuarios noveles y que de base viene solo con lo necesario para hacerla funcionar. Su principal atractivo es su ahorro de recursos, ya que está pensada para que solo se instale lo que necesites para un uso concreto, aunque también se podría llegar al grado de funcionalidad de Fedora a base de instalar todos los programas. Y también nos tenemos una distribución enfocada únicamente al apartado multimedia con XBMC.

Por último, en el apartado de noticias, tenemos posible problema en el driver de la tarjeta de memoria, que hace que algunas tarjetas no sean reconocidas. Por tanto, existe la posibilidad de que no funcione la tarjeta SD que tenagas preparada para el Raspberry. Con el agravante de que tampoco se puede hacer una base de datos de las tarjetas que funcionan, ya que han encontrado memorias del mismo modelo y distinta fecha de fabricación, que unas funcionan y otras no. Dicen estar estudiando como atajar el problema, pero no dan ninguna garantía.

En conclusión, el proyecto sigue tan activo como hace unos meses. Lo que pasa es que tras en supuesto lanzamiento, todo el hype generado hasta el momento, se ha desinflado al volver a encontrarnos con más retrasos. A pesar de todo, las compañías que van a venderlo siguen mandando correos con cuenta gotas a los usuarios registrados para ir realizando las prereservas. Solo espero que ya una vez empiecen a venderlas de verdad, no nos sigamos encontrando con más retrasos. Recordemos que el hardware no es precisamente puntero y ya existe algún proyecto de origen chino, con intención de ofrecer un ordenador más barato y pontente.