La alternativa al h264 para el video en HTML5, después de casi dos años de desarrollo ha llegado a la versión 1.0 con el nombre en clave "Duclair". Este codec es utilizado por los navegadores Chrome, Firefox y Opera entre otros, que junto con el codec de audio OGG conforman webm.

Después de la presentación de HTML5 con su neuva etiqueta de video, se esperaba una rápida implantación para evitar el uso de Adobe Flash. Pero la realidad ha sido bastante distinta, ya que es aún muy común el uso de Flash, quedando el vídeo en HTML5 relegado a los dispositivos móviles principalmente. Por ejemplo en Youtube hay que activar expresamente el uso de HTML5 y no todos los videos están disponibles en este formato.

El hecho de que exista esta competencia entre codecs tiene que ver principalmente en el hecho de que h264 posee una políticas de licencias un tanto draconianas. Ya que cobran por cada reproductor que lo soporta, por los codificadores, por distribuir contenido codificado con h264 por internet y un larguísimo etc. Por ello en 2009 Google compro a On2 (la compañía desarrolladora del VP8) y más tarde en 2010 liberó el código para ser utilizado a discrección por quien quiera. Y por consiguiente para incluirlo en su navegador y evitar el pago de licencias.