La próxima generación de consolas está cada vez más cerca, y por eso Sony calienta los motores para la presentación y puesta a la venta de la «PlayStation 5». Porque finalmente será ese el nombre con el que llegará al mercado, según ha indicado la compañía al dar más detalles sobre la misma. No hay todavía fecha de lanzamiento concreta, pero estará disponible para las navidades de 2020, lo que hace presuponer que llegará en algún momento de noviembre como viene siendo costumbre.

Habrá un nuevo mando «DualShock» —por ahora no tiene nombre— que dispondrá de gatillos adaptables, lo que quiere decir que la tensión o fuerza serán personalizables al gusto del jugador o del desarrollador para emular, por ejemplo, el efecto de tensar un arco. El prototipo sigue pareciéndose al DualShock 4, pero es posible que la versión final cambie sustancialmente, aunque se cargará por un puerto USB tipo C.

Otro cambio importante tendrá que ver con el cambio del motor de vibración por una sensación háptica avanzada. El mando incluirá una multitud de motores más pequeños y en más localizaciones a lo largo y ancho del mando para dar una sensación mucho más precisa de lo que está ocurriendo en el juego.

Sony aprovecha la entrevista en Wired para volver a incidir en diversos componentes que tendrá la consola. Por un lado, el procesador semipersonalizado que tendrá núcleos Ryzen y una unidad gráfica de arquitectura RDNA con trazado de rayos. Por otro, que la PlayStation 5 incluirá una unidad de estado sólido ultrarrápida, lo que apunta a posiblemente una de tipo PCIe 4.0. Los discos ópticos de la PS5 serán de 100 GB para aquellos que sigan comprando formato físico, y la consola funcionará como un lector de Blu-ray 4K.

Vía: The Verge.