Sony ha dado por finalizado el ciclo de vida de la PlayStation Vita, tras anunciar el año pasado el fin de la producción de tarjetas para los juegos físicos. La compañía ha dejado de producir los últimos dos modelos de PS Vita que tenía en su catálogo, finalizando así un producto que llegó al mercado a finales de 2011 y que tuvo mucho menos éxito del esperado por Sony.

Solo se han vendido en torno a 11.6 millones de unidades, y desde hace ya bastantes años no se han publicado casi juegos para esta plataforma, por lo que es un ecosistema echado a perder. Sony intentó llevar el hardware de la PS Vita a una versión de sobremesa, pero también sin éxito. A partir de aquello, el gran éxito de la PlayStation 4 hizo que la compañía dejara de lado el resto de consolas que tenía en su catálogo. En algún cajón debo tener mi PS Vita muerta de risa.

La llegada de la Switch ha sido en realidad la necesaria puntilla a la PS Vita para no marear más el mercado de las consolas portátiles, la cual está vendiendo cada año más que la PS Vita en estos ocho años juntos.

Vía: The Verge.