Valve tiene la mayor plataforma de distribución digital de videojuegos, pero no es ajena a un hecho importante: que los grandes estudios tienen sus propias plataformas de descarga digital. Esto significa que algunos, como Electronic Arts, optaron hace tiempo por no llevar sus novedades a Steam para quedarse con el porcentaje del 30 % que se quedaba Valve con cada venta de videojuegos. Con la intención de afianzar a los grandes estudios dentro de su plataforma, Valve va a quedarse con un porcentaje menor de cada venta en los títulos más vendidos.

Para todos aquellos juegos que, a partir del 1 de octubre de este año, consigan superar los 10 millones de dólares en ventas en Steam, Valve solo se quedará con el 25 % del precio de venta. Y si consiguen más de 50 M$ en ventas, solo se quedará con el 20 %, dando a los estudios el 80 % del precio. Me imagino que esto irá encaminado a traer de vuelta a Steam a Electronic Arts, porque a pesar de la animadversión que suscita, sigue produciendo juegos que son superventas. Pero por otro lado, los estudios indis tienen motivos para estar más molestos, aunque hay que tener en cuenta que hay que verlo como descuentos por volumen como los que hace cualquier empresa, tienda o distribuidora, por lo que tampoco me parece excesivamente mal —aunque los indis son los que necesitan más el dinero, no Electronic Arts—.

Además, el nuevo convenio con los estudios incluye modificaciones básicas para el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos), indicando cómo se deben tratar para conformarse a esta ley de la Unión Europea. También han añadido nuevas directrices para un uso seguro de la realidad virtual. Por último, los estudios también podrán compartir las cifras de ventas de sus juegos con otras compañías o el público general, que es algo que estaba hasta ahora prohibido.

Vía: EnGadget.