En el panorama de los shooters en primera persona hay unos pocos referentes bastante conocidos. Por un lado tenemos Call of Duty o Battlefield, con este último contando con un modo multijugador más entretenido por poder conducir vehículos. Y por otro el mítico Halo, que es posiblemente el referente actual. No me olvido de que todo se inició en Wolvenstein y Doom, pero ahora mismo pintan poco pese a un buen Wolfenstein: The New Order.

Pero los hábitos de los jugadores están más orientados a obtener más de los juegos. ¿Disparar, disparar y disparar? Eso lo aportan mil y un juegos, con unas pocas características diferenciadoras, y poca novedad al género. Por eso Destiny es bastante distinto y por lo que realmente engancha. Es un FPS (first person shooter) que mezcla elementos de rol sacados de los MMORPG, y lo hace de tal forma que es realmente entretenido.

Como ocurre en los MMORPG, tiene actualmente algunos problemas de equilibrio entre clases o sobre cómo obtener mejor equipo, pero se le puede calificar claramente como un "Halo de rol". La desarrolladora Bungie es la responsable de Halo, y ha aportado toda su experiencia a este título y se nota desde el primer momento.

Destiny está sólo disponible para Xbox One, Xbox 360, PlayStation 4 y PlayStation 3. En las consolas de nueva generación corre a 1080p, y actualmente ambas cuentan con ediciones que se venden junto a Destiny. Este es el poder del marketing y de que Activision haya invertido 500 millones de dólares en toda la franquicia, tanto este primer juego como los que estén por llegar.

La ambientación

El Viajero es una entidad que llegó al sistema solar y comenzó a hacer habitables el resto de planetas, y la humanidad comenzó a colonizarlos. Pero también le perseguía un enemigo que nos trajo a las puertas de la Tierra y que supuso casi la aniquilación de la raza humana. De aquella época proceden los Guardianes, nombre que reciben los personajes jugadores, y que tienen acceso a parte del poder del Viajero.

Bueno, puede parecer una ambientación algo típica, y sin duda lo es. La lucha de la luz contra la oscuridad es lo que promete el juego, pero en realidad lo lleva bastante bien. Le falta cierta profundidad al mismo, que son las quejas de muchos jugadores, pero no hay que olvidarnos de que estamos ante un FPS/MMORPG y no a un MMORPG más clásico.

El juego

La creación de personaje es muy simple. Sólo tendremos que preocuparnos de escoger una clase (Cazador, Titán y Brujo) y definir su aspecto físico. El resto lo proporcionará una de dos ramas de talentos intercambiables, los cuales irán desbloqueándose a medida que obtengamos experiencia. No necesariamente se desbloquean a la vez que subimos de nivel.

Cada clase tendrá una habilidad más poderosa que podrá activar cada cierto tiempo (en base a cuántos enemigos mate, sus propias habilidad y el equipo que lleve) con el que eliminar enemigos de un solo golpe (o tiro). El resto de habilidades tienen que veer con la forma de moverse (doble salto, teleportación, triple salto, etc), bonificaciones a los atributos o mejoras al daño, recarga, etc., de las armas.

Los personajes cuentan con 20 niveles que se pueden obtener mediante experiencia, y a partir de ese punto para seguir subiendo tendremos que conseguir equipo con un atributo denominado Luz. No es una gran mecánica de juego, pero al menos favorece el que regresemos al juego para mejorar nuestro equipo.

El juego nos llevará a visitar diversos planetas, que se irán desbloqueando junto al contenido de ellos a medida que avancemos en la historia de Destiny. El punto de partida es la Tierra, pero podremos visitar Venus, Marte, la Luna... Quizás poca variedad y mucho espacio para que lleguen nuevos DLCs con ambientaciones adicionales.

En los mapas de los planetas veremos las zonas de las misiones, los puntos de los Asaltos (los dungeons del juego para PvE), y un punto de exploración libre. El end-game de Destiny se basa fuertemente en las misiones de la historia principal. Si queremos obtener mejor equipo, muchas veces tendremos que superar una de ellas elegida aleatoriamente en una dificultad superior para obtener nuestros épicos.

PvE

Uno de los claros elementos diferenciadores con respecto a otros FPS es que Destiny cuenta con PvE (Player versus Environment), el clásico modo de jugador vs máquina. Es una forma rápida de conseguir equipo, subir nivel, y explorar el mundo de juego y lo que tiene para ofrecernos.

Aunque la forma normal de subir de nivel será completar la historia principal, existen misiones que podremos coger en La Torre que son las que podéis esperaros en un FPS: ir aquí, matar equis bichos, ir allí, matar equis guardianes, ir a tal planeta y completar equis misiones. No hay que perder de vista que estamos ante un FPS, por que las misiones son matar, matar, y matar. Si queréis más variedad me temo que tendréis que ir a World of Wacraft, Guild Wars 2 o a cualquiera de los MMORPG que hay en PC.

Por un lado no echo en falta mayor variedad de misiones por que el juego es uno de disparos. Lo que queremos al entrar a Battlefield es matar enemigos. Lo mismo que al entrar a Halo. Pues aquí es lo que esperaba del juego y lo que obtengo, y está francamente bien. Conseguir el mejor equipo de PvE requerirá dedicar bastante tiempo es conseguir medallas y completar misiones diarias y semanales, pero también es lo que se puede esperar de su fusión con los MMORPG. Pero es también una razón por la que volver al juego día tras día, y tras un par de semanas creo que voy a seguir jugándolo a diario durante algún que otro mes.

El juego también incluye raids, lo que se conocen como 'bandas' en el WoW, o zonas instanciadas a las que ir con otros cinco amigos para superar mayores desafíos y obtener objetos legendarios en el proceso. No están al alcance de todos puesto que no hay buscador aleatorio de miembros de grupo como ocurre en el PvP o los Asaltos, y Bungie está realmente contenta con ello. Lo difícil será reunir el equipo de seis personas para superar estos retos, aunque por ahora sólo hay una raid.

PvP

No voy a negar que el apartado de PvE de Destiny está muy pulido aunque la gran mayoría de jugadores preferirán el PvP. Es en realidad el apartado más divertido y en el que se hace casi imprescindible ir acompañado de algún amigo para disfrutarlo al máximo. Hay varios modos de juego, pero por ejemplo el de Escaramuza es por decirlo así los modos de Arena de los MMORPG, en el que tenemos que enfrentarnos por equipos en un 3v3, y ahí la coordinación entre todos es casi imprescindible.

El modo de Control es ya un modo 6v6 bastante ágil en el que también se requiera coordinación pero que permite hacer diversas "ranciedades" para ganar puntos matando a los Guardianes oponentes. No es agradable tragarse un misil del equipo contrario, por lo que hay que estar con mil ojos.

Algunos mapas permiten subirse a vehículos o torretas, por lo que el juego tiene más variedad que el FPS medio. En PvP sí que se nota que todavía hay algunos aspectos del juego por equilibrar, como ciertas habilidades de clase, pero nada que rompa el juego o deje de hacerlo divertido. Bungie los irá corrigiendo en próximos parches.

Conclusión

Estupendo. La verdad es que no se le pueden poner demasiadas pegas al juego. ¿Campaña demasiado corta? Pues quizás un poco sí, pero al fin y al cabo lo que importa es el "farmeo" para conseguir mejor equipo, ya sea a través del PvE o el PvP. Pero hay mucho espacio para introducir mejoras en próximos DLCs, aunque ese sí que sea uno de los puntos flojos (tener que pasar por caja para conseguir contenido más variado para el juego).

Si no te gusta pegar tiros, entonces Destiny no es para ti. Si no te gustan los FPS en consola, seguramente tampoco. Para el resto que nos gusta jugar en consola y nos gusta el Halo, Destiny es un título indispensable en nuestra ludoteca. Y lo cierto es que no se le pueden poner pegas. Sí, hay el ocasional problema para entrar, pero el primer día no hubo servidores caídos y millones de jugadores sin acceso al juego. ¿Monotonía? Pues todo depende de lo rápido que te aburras de hacer misiones e ir de PvP, como en cualquier otro juego.

Pero como digo, no se le pueden poner muchas pegas. Es un juego que a los amantes de los FPS les encantará,

Puntuación

8.0

sobre 10

Lo mejor

  • Perfecta combinación de FPS y rol.

Lo peor

  • Tener que pagar por el futuro contenido (los DLCs).