Gigabyte anunció el año pasado el Model S, un mini-PC interesante y que lo situaba como contendiente con las consolas como la Xbox Serie X o la PlayStation 5. Ahora ha anunciado una renovación, que supone un recorte de tarjeta gráfica porque baja a una RTX 3070. Sin embargo, el procesador pasa de un Core i9-12900K a un Core i7-12700K, lo cual imprimirá más potencia en tareas profesionales.

Probablemente el movimiento se deba a que la refrigeración del equipo es de doble ventilador con un grueso disipador compartido por CPU y GPU. Al tener que disipar los 125 W de TDP del 11900K y los 300 W de consumo de la RTX 3080, más el consumo del resto de componentes, no era un equipo especialmente silencioso en cualquier situación. La RTX 3070 consume 220 W, pero tiene bastante menos rendimiento, por lo que para jugar no va a compensar, aunque los Alder Lake consumen menos en juegos, por lo que en esta ocasión será bastante menos ruidoso.

p2zrmt21mhibxni9.jpg

Sea como sea, el equipo mantiene el tamaño de 400 mm × 190 mm × 189 mm y por tanto su volumen es de 14.4 L. No es el mini-PC más pequeño del mercado, probablemente tampoco tendría que llamarlo mini-PC, pero es un equipo bastante compacto. Una Xbox Serie X tiene un volumen de unos 7 L, por lo que abulta algo más del doble.

El equipo incluye una placa base Z690 en formato mini-ITX, con wifi 802.11ax, Bluetooth 5.2, cuatro DisplayPort 1.4, un HDMI 2.1, dos USB 2.0, cinco USB 3.0, dos USB 3.1 tipo C y un USB 3.2. Hay dos ranuras de memoria DDR5-4800 y tiene espacio para tres unidades M.2 2280.

Vía: TechPowerUp.