LG ha anunciado un nuevo móvil que pone de manifiesto lo muy desconectada que está la compañía de la realidad del mercado. El K31 es un modelo de gama baja a precio de gama media como indican muy bien sus características. El diseño se centra en una carcasa de plástico, con una pantalla de 14.4 cm de diagonal (5.7 pulgadas) y una resolución de 720 × 1520 píxeles.

El procesador es un Helio P22, un modelo de ocho núcleos Cortex-A53 a 2 GHz con una PowerVR GE8320, por lo que Android 10 funcionará de manera fluida en él, pero sin alardes. Incluye 2 GB de RAM y 32 GB de almacenamiento, y cuenta con lector de tarjetas micro-SD e incluye una ranura para nano-SIM.

Su tamaño es de 147 mm × 71 mm × 8 mm y pesa 146 g. La batería es de 3000 mAh y se carga por un puerto micro-USB. Incluye wifi 802.11 b/g/n, Bluetooth 5.0 y LTE. La cámara trasera tiene un sensor principal de 13 Mpx y apertura ƒ/1.8, y un sensor secundario de 5 Mpx y ƒ/2.2; graba vídeo a FHD y 30 f/s. La cámara frontal es de 5 Mpx y ƒ/2.2.

Su precio es de 149.99 dólares.

Vía: GSM Arena.