La historia de Sony con los móviles es una de incapacidad para adaptarse a los tiempos que corren. En lugar de imitar el modelo chino que supo copiar Samsung y otras compañías en el momento adecuado, la compañía optó por hacer como si ocurriera nada. El resultado es que de los 39.1 millones de smartphones que vendió en el año fiscal 2014 ha pasado a apenas 3.2 millones en el año fiscal 2019 (de abril de 2019 a marzo de 2020).

Los datos han sido los peores en el primer trimestre de 2020 ya que apenas ha conseguido vender 400 000 unidades de sus móviles Xperia, lo que pone en serias dudas la continuidad de la división. Debería cerrarla o replicar el modelo chino de fabricación de móviles con precios competitivos. De otra forma, no veo posibilidad de que Sony pueda reflotar esta división, a pesar de que los últimos móviles anunciados, que no son más que un puñado, sean interesantes pero a los que les falla el precio.

captura_de_pantalla_2020-05-13_a_las_18.31.20.png

Vía: GSM Arena.