Vivo es uno de los fabricantes de móviles más prolíficos, ya sea a través de su propia marca o alguna de sus múltiples compañías relacionadas, y ha presentado un móvil con la tendencia de muesca superior minimalista, el Y93, como la que tiene el OnePlus 6T. Pero en este caso está orientado a la gama media por su precio de 1500 yuanes, o unos 190 euros al cambio directo sin impuestos.

Esa pantalla es de 6.2 pulgadas (15.7 cm) con una resolución de 720 × 1520 píxeles de tipo IPS. Sus esquinas están ligeramente redondeadas, y en general aprovecha mucho el frontal del dispositivo, el cual tiene un tamaño de 155.11 mm × 75.09 mm × 8.28 mm, con un peso de 163 g gracias a que cuenta con una batería de 4030 mAh.

El procesador incluido es un Snapdragon 439, que es de ocho núcleos Cortex-A53 divididos en dos clústeres a 1.95 GHz y 1.45 GHz. Dispone también de 4 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento, por lo que su precio está bastante bien, y es un ejemplo de cómo están cayendo el precio de la DRAM y NAND que se usa en móviles ante una caída de ventas en el sector de los smartphones.

El teléfono no dispone de lector de huellas, y en su lugar se activa el desbloqueo facial por software de Android en caso de que se quiera una forma rápida de desbloquearlo. La cámara frontal es de 13 Mpx con apertura ƒ/2.0, mientras que la trasera es de doble sensor de 13 Mpx y 2 Mpx con apertura ƒ/2.2 y ƒ/2.4, con la secundaria haciendo labores de efectos de desenfoque. Dispone de Bluetooth 5.0, doble ranura SIM, wifi 802.11ac y llega con Android 8.1 preinstalado con la capa de personalización FunTouch de Vivo.

Vía: TechPowerUp.