Gigabyte está intentando labrarse un nombre en el sector de los portátiles, y poco a poco lo va consiguiendo. El nuevo Aorus X9 es un equipo potente, con un procesador Core i7-7820HK como punto de partida, el cual está desbloqueado para subirlo a través del software incluido con el equipo. Este portátil tiene un tamaño de 428 × 314 × 29.9 mm y un peso de 3.59 kg, e incluye cuatro ventiladores en su interior con ocho caloductos para las tareas de refrigeración.

Gigabyte ha optado por meter dos tarjetas GTX 1070 de movilidad de 8 GB de VRAM. La pantalla es de 17.3 pulgadas, con opciones de que sea IPS con resolución 4K UHD y que cubra el 100 % de la gama Adobe RGB, o un panel QHD de 120 Hz de tipo VA. La compañía se ha unido a X-Rite para asegurarse de que todos los equipos salen de fábrica con las pantallas perfectamente calibradas para mostrar los colores con la mayor precisión posible.

El portátil incluye un puerto Thunderbolt 3 compatible con vídeo y datos, un mini-DisplayPort y un HDMI 2.0a, lo que permite que mueva hasta tres pantallas externas 4K UHD. Dispone de 16 GB de memoria DDR4 a 2400 MHz aunque se pueden instalar hasta cuatro módulos, y las opciones de almacenamiento combinan SSD PCIe 3.0 y disco duro, y dispone de dos ranuras M.2 en su interior.

El teclado es de tipo mecánico con interruptores imitando a los MX marrones de Cherry con retroiluminación RGB, con un panel táctil o trackpad mejorado. El audio corre a cargo de un DAC Sabre HiFi de ESS, con un sistema de dos altavoces de 2 W y otros dos de subgraves de 2 W. También incluye wifi 802.11 ac, Bluetooth 4.1, una cámara web, y una batería de 94.24 Wh, con un cargador de 330 W.

La configuración con dos GTX 1070 estará disponible en los últimos días del mes por un precio de 3649 dólares, por 32 GB de RAM, 512 GB de SSD, 1 TB de disco duro, pantalla 4K UHD. También se pondrá a la venta con características más modestas, con 8 GB de RAM, pantalla 1080p, 128 GB de SSD y disco duro de 1 TB por 1749 $.

Vía: The Tech Report.