Sony se está centrando cada vez más en los teléfonos de gamas superiores, pero todavía tiene margen para presentar algún modelo de gama media-baja como el Xperia L1. Es un móvil que incluye una pantalla de 5.5 pulgadas con reoslución de 1280 x 720 píxeles, que solo llamará especialmente la atención por su calidad de imagen y marcos laterales mínimos.

El procesador es un MediaTek MT6737T compuesto por cuatro núcleos Cortex-A53 a 1.45 GHz, con una GPU Adreno Malli-T720MP2 a 600 MHz. Dispone de 2 GB de RAM LPDDR3 con 16 GB de almacenamiento y expansión por tarjeta micro-SD de hasta 256 GB.

La batería es de 2650 mAh, con modo de ahorro de energía y carga acelerada. Dispone de una cámara trasera de 13 Mpx y frontal de 5 Mpx, ambas de apertura f/2.2 y la frontal es de gran angular. En el plano de la conectividad, incluye wifi 802.11 b/g/n, Bluetooth 4.2, NFC, LTE, GPS, GLONASS, y conector USB tipo C para recarga y datos.

La fabricación se centra en un cuerpo de plástico, con un tamaño de 151 x 74 x 8.7 mm con bordes redondeados para que sea agradable de coger, y tiene un peso de 180 g. Estará disponible en color negro, blanco y rosa, aunque Sony no ha indicado el precio o cuándo estará a la venta. Llegará con Android 7.0 Nougat preinstalado.

Vía: SlashGear.