La situación financiera de Kodak, otrora una de las grandes compañías de fotografía, no es la mejor del mundo. Tuvo que vender sus patentes para poder salir del paso, y ahora busca fortuna en el terreno de la fotografía digital... con Android. En el CES ha presentado su primer teléfono, el IM5, fabricado por la empresa británcia Bullitt.

No es el teléfono que muchos esperaban ya que es más bien de gama media. Cuenta con una cámara trasera de 13 megapíxeles y una delantea de 5 megapíxeles para autofotos. Para ser una cámara de gama media se comporta mejor que la mayoría de teléfonos de su gama, pero no son comparables con las que saque un iPhone, Lumia 1020 u otros teléfonos de la gama alta actual.

En EE. UU. se pondrá a la venta por 249 dólares, y en Europa llegará por 229 euros. El resto del hardware incluye un procesador MediaTek de ocho núcleos, una pantalla de 5 pulgadas HD, 1GB de RAM y 8GB de almacenamiento interno. El sistema operativo será Android 4.4 KitKat, y simplificará el proceso de tomar fotos y compartirlas en redes sociales con una interfaz adaptada y pensada para ello.

Vía: The Verge.