Disney se las prometía muy felices con Avengers: Endgame y estaba convencida de que arrebataría a Avatar el título de película más taquillera de la historia. Sin embargo, tras un sensacional estreno y un buen desempeño en la taquilla en las semanas siguientes, la evolución se estancó más rápido de lo esperado. Quizás porque la película de Avatar aportó bastante innovación en cuanto a efectos en la época en la que se estrenó y mucha gente la fue a ver varias veces.

Sin embargo, con haber visto una vez la de Vengadores: fin del juego tengo más que suficiente y probablemente nunca más la vuelva a ver, cuando la de Avatar la he visto un par de veces más. Esta situación ha hecho que la películas de los Vengadores se haya quedado con una recaudación mundial de 2760 millones de dólares, cuando Avatar ingresó 2780 millones de dólares.

Viendo que no llegarían vencer a la película de la Fox —ahora también suya—, Disney intentó quitarle el título a la película de James Cameron con el estreno de una versión extendida con 18 segundos (¿?) adicionales, pero aun así solo consiguió recaudar 7.8 M$ adicionales Ni siquiera los fanes, locutores e influenciadores han conseguido mover a la suficiente gente para conseguirlo.

Obviamente que una película normalucha recaude 2760 millones de dólares es un éxito rotundo, si bien ha sido sobre todo porque cierra un arco argumental desarrollado durante más de diez años de películas de Marvel. Todo el mundo tenía curiosidad por ver cómo terminaba. Pero de ahí a repetir en el cine para verla una segunda vez hay una gran diferencia. Sin embargo, como he comentado, Avatar sí fue vuelta a ver una y otra vez en el cine por mucha gente. Eran otros tiempos.

Vía: The Verge.