¿Todavía no habéis ido a ver el cierre de la trilogía de Christopher Nolan basada en Batman? ¿Y todavía os llamáis frikis? El caballero oscuro: la leyenda renace es una de las grandes películas de este verano por méritos propios.

Voy a dejar sentado desde un principio que no es tan buena como la primera parte, pero tampoco se queda muy lejos. Y es que películas como esta demuestran que, con buenos guionistas y profesionales de la industria cinematográfica, se puede sacar provecho de uno de los símbolos de DC Comics desde su creación en 1939. Y de los superhéroes en general.

Tranquilos, que no voy a hacer spoilers si todavía no la habéis visto (os mirarán mal vuestros amigos por ello), aunque permitidme que comente un poco sobre los primeros minutos de la película.

La historia arranca años después del fin de la segunda película de la trilogía, con un Bruce Wayne encerrado en su mansión, deprimido. Si la muerte de Harvey Dent hizo que Batman dejara de ser necesario en Gotham, muy pronto se dará cuenta de que algo malo está acechando en las sombras a la ciudad y que se le va a necesitar de nuevo. Y una vez que tire del hilo, una sucesión de tramas se entremezclarán para llevar una historia bien realizada a la gran pantalla.

Con una duración de 2 horas y 45 minutos se trata de una película larga. Pero lo mejor que se puede decir en estos casos es que no se hace para nada larga. En una constante sucesión de eventos, información e introducción de personajes, la película consigue perfectamente mantenerte a la espera de que ocurran nuevas cosas y te expliquen qué demonios está ocurriendo.

La ambientación de esta Gotham está en la línea de las anteriores, e incluso mejora notablemente. Capta siempre muy bien la depresión y la oscuridad que se cierne sobre sus calles, y que siempre ha sido el contrapunto de la luminosa Metrópolis. Personajes con personalidad, motivaciones ocultas, necesidades, puñaladas por la espalda, robos, decadencia... Todo se da cita en esta Gotham recreada por Christopher Nolan.

Los actores están muy bien en su papel. Christian Bale está a la altura de Bruce Wayne, Gary Oldman como siempre está excepcional en cualquier papel que haga, y Joseph Gordon-Levitt es una de las estrellas al alza de Hollywood en la actualidad y que se le nota en esta película que quiere triunfar. La que chirría un poco más es Anne Hathaway en su papel de Selina Kyle, pero aun así no desentona (no conseguirán nunca hacer sombra a la Catwoman de Michelle Pfeiffer).

Una gran película que merece muchísimo la pena ir a verla en pantalla grande y que seguro no os dejará indiferentes.

Puntuación

8.0

sobre 10