La empresa alemana Raijintek ha presentado la caja OPHION 7L, que es un modelo para mini-PC que tiene un volumen de solo 7 L, y de ahí parte del nombre de este modelo de la serie OPHION. Tiene un tamaño pequeño, de apenas 225 mm × 101 mm × 312 mm (al. × an. × pr.), con un chasis hecho de aluminio con la parte superior, inferior y lateral izquierdo agujereados, lo que le da un buen aspecto en general.

Es un equipo para placas base mini-ITX y solo dispone de una ranura PCIe, por lo que se pueden instalar tarjetas gráficas de una sola ranura de ancho, por lo que está más orientada a procesadores con unidad gráfica integrada medianamente potente —como las APU de AMD— o simplemente para equipos de ofimática.

En el interior se pueden instalar fuentes de alimentación de tamaño SFX, y tiene hueco para solo un ventilador de 90 mm en la parte inferior y otros dos de 90 mm en la superior. Es más que suficiente para el bajo consumo que tendrá el equipo típico que se monta en una caja de este tipo.

El panel frontal tiene solo un USB 3.0 y un USB 3.0 tipo C, sin toma de 3.5 mm. Se pueden instalar dos unidades de 2.5 pulgadas en el interior del equipo así como disipadores de procesador de hasta 70 mm de altura.

Su precio es de 119.99 dólares.