Huawei ha puesto a la venta en Europa el Nova 5T, el cual llega por 429 euros en un único modelo. Es un teléfono que se sitúa en la gama media-alta, muy similar a otros de la compañía o filiales como el Honor 20 Pro, con un diseño con trasera de cristal y cuerpo de aluminio.

La pantalla es de tipo IPS, de 15.9 cm (6.26 pulgadas) con una resolución de 2340 × 1080 píxeles y cubre el 96 % de la escala de color NTSC. Incluye un procesador Kirin 980 que es bastante potente, siendo de ocho núcleos con los dos principales siendo Cortex-A76 a 2.6 GHz, los dos secundarios Cortex-A76 a 1.92 MHz y los cuatro terciarios Cortex-A55 a 1.8 GHz. Incluye la unidad de procesamiento neuronal de Huawei, y una unidad gráfica Mali G76MP10 a 720 MHz.

Se vende en un único modelo con 8 GB de LPDDR4X y 128 GB de almacenamiento. No dispone de lector de tarjetas SD pero sí doble ranura SIM para dos nano-SIM. El tamaño del móvil es de 154.25 mm × 73.97 mm × 7.87 mm, bastante estándar hoy en día —algo grande para mi gusto y usos de los móviles—, y tiene un peso de 174 g.

Incluye una batería de 3750 mAh que se recarga por un puerto USB tipo C compatible con USB 2.0, y acepta carga rápida de hasta 22.5 W (9 V y 4.5 A). No cuenta con conector de 3.5 mm, por lo que se requerirá de un adaptador USB tipo C a 3.5 mm si se quiere usar los auriculares tradicionales, o recurrir a Bluetooth 5.0. También tiene NFC y wifi 802.11 ac.

El sistema trasero de cámaras es de cinco sensores: 48 Mpx y ƒ/1.8 como principal, 16 Mpx y ƒ/2.2 de gran angular, 2 Mpx y ƒ/2.4 para efectos de profundidad, y 2 Mpx y ƒ/2.4 para fotomacrografía. La cámara frontal es de 32 Mpx y apertura ƒ/2.0.

Llega con Android 9 preinstalado y llega con con los Google Mobile Services, por lo que sí tiene preinstaladas aplicaciones como Play Store o Gmail a diferencia del Mate 30.