En los teléfonos que se venden en la actualidad, por fin ha empezado a calar el mensaje de que más megapíxeles no implica mejores fotos. La mayor parte del trabajo para sacar fotos de calidad reside en los algoritmos de procesado de imagen, y no es poco habitual que teniendo misma óptica dos teléfonos de distintas compañías tengan resultados muy dispares.

Pero Canon cree los megapíxeles siguen siendo importantes, y por eso ha desarrollado un sensor CMOS de 250 MP de tipo APS-H, lo que lo convierte en el mayor de su tipo. Las fotos que puede capturar tienen una resolución de 19.580 x 12.600 píxeles en un sensor de 29,2 x 20,2 mm.

La electrónica necesaria para capturar de una vez las fotografías es capaz de procesar 1.250 millones de píxeles por segundo gracias a avances en la miniaturización y procesado de señales. En la cámara en la que ha sido probada, es capaz de captar las letras del lateral de un avión a 18 km de distancia y que se lean perfectamente una vez se amplía la imagen. No parece que por el momento vaya a poner a la venta una cámara con este sensor.

Vía: Gizmag.